Bebes: Seguridad del hogar

Los accidentes en el hogar se han convertido en una de las principales causas de mortalidad infantil, por delante de las enfermedades infecciosas y de otro tipo de patologías.

Estos sucesos pueden producirse por numerosas y variadas causas.

Las caídas, quemaduras y cortes pueden sucedernos a todos, pero los más pequeños son más susceptibles de sufrir, además de éstos, otro tipo de accidentes, como pueden ser, por ejemplo, los envenenamientos con productos de limpieza y las intoxicaciones, con medicamentos.

 

niños con barrera

 

He aquí unos consejos fáciles de seguir por todas las familias, para prevenir este tipo de accidentes en el hogar:

Los niños menores de tres años son los más propensos a sufrir accidentes de todo tipo e intoxicaciones. Por ello, es muy importante, tener a los niños pequeños siempre vigilados por un adulto responsable

En las viviendas que tengan piscinas, balsas o pozos, deberán instalarse vallas y sus puertas deberán permanecer siempre, cerradas.

Es recomendable que los niños aprendan a nadar a edades tempranas.

La piscina en invierno es un peligro, por ello, la debemos cubrir con una red.

Nunca entraremos al bebé en la piscina de forma brusca, especialmente, después de haber comido.

En el jardín, evitaremos tener plantas venenosas y si hay columpios, vigilaremos el estado de su conservación.

Nunca dejaremos las herramientas del jardín en lugares a los que los niños puedan acceder, guardaremos a buen recaudo los insecticidas, abonos, y fertilizantes.

Siempre mantendremos los productos químicos de uso doméstico en un armario cerrado con llave o en un lugar fuera del alcance de los niños.

En la casa procuraremos colocar los objetos delicados en lugares altos, si queremos evitar que se rompan y puedan ocasionar daños imprevisibles.

 

bebe en la cocina

 

Las alfombras deben fijarse al suelo, los ceniceros se deben vaciar periódicamente.

Los manteles colocados en la mesa, se deberán sujetar con pinzas para evitar el peligro que supone que el bebé tire de los mismos.

Mantendremos siempre cerrada la tapa del inodoro y los cuencos de la comida y la bebida de las mascotas no deben estar en lugares a los que los pequeños puedan tener alcance.

Los juguetes de los niños pequeños no deben tener piezas cortantes, ni objetos puntiagudos, ni deben estar fabricados con materiales tóxicos.

Lo más aconsejable es que sean de un tamaño suficientemente grande como para impedir que al introducirselos en la boca se los puedan tragar.

Tenemos que tener un lugar dónde guardar los juguetes, para evitar que estos queden dispersos por cualquier lugar de la casa, y sean causa de los riesgos que acechan en el hogar.

 

Este es el primer articulo sobre la seguridad del hogar, próximamente publicare mas consejos en un segundo articulo.